Diócesis Mocoa - Sibundoy Iglesia en Marcha

Madre del Buen Pastor con resplandor

   

Galería

Galería

Píldora del Alma

 

"Queridos jóvenes, sus nombres están inscritos en el cielo, en el corazón misericordioso del Padre. ¡Sean valientes, vayan contracorriente!".

 

Papa Francisco

En la época de la Conquista y la Colonia (1500 a 1810), el territorio que hoy corresponde a la Diócesis Mocoa-Sibundoy fue evangelizado formando una unidad con los actuales departamentos del Caquetá, Amazonas, parte de Nariño y la Bota Caucana (284.132 km2) por los misioneros franciscanos.

 

 

La misión Franciscana (1558-1792):

 

Los franciscanos estuvieron por más de 250 años en el territorio amazónico colombiano, apoyados por otras comunidades como Los Dominicos, aunque no de manera permanente, con interrupciones, desde 1577 hasta fines de la Colonia, otros colaboradores fueron Los Jesuitas, los Agustinos y los Mercedarios. En este período hubo hermanos pero no religiosas, entonces todas las religiosas eran de clausura. Desde las bases misionales de Quito y Popayán, se enviaban los misioneros o “conversores”, se misionaba a travás de la metodología denominada “Reducciones” e “internados”, Este sistema se implementó en el bajo Putumayo y las “doctrinas” en el Valle de Sibundoy.

 

La época de la interrupción de la evangelización (1792-1896)

 

La interrupción de la Evangelización sucedió en la época de la Independencia y de la República. Los franciscanos se retiraron en 1792 y los extensos territorios que atendían quedaron sumidos en un abandono casi total, Las causas de esta interrupción fueron diversas, entre ellas, no haber logrado la inserción del indígena en la estructura económico-política de la sociedad colonial; el desconocimiento e intolerancia de la idiosincrasia indígena, la falta de recursos materiales para tales misiones y el espíritu interesado de los indígenas, que al faltarles herramientas y otros obsequios, se alejan inmediatamente. El territorio que atendían los Misioneros Franciscanos quedó perteneciendo a la Diócesis de Pasto desde su creación en 1859.

 

La misión Capuchina (1896-1971)

 

En 1896 se abrió la fundación capuchina en Mocoa con los padres Antero María de Moretín y Antonio de Calamocha, más el hermano Fructuoso de Tulcán, misioneros capuchinos y algunos sacerdotes diocesanos procedentes de Pasto. Poco después se abrieron las fundaciones de Sibundoy y Santiago, Desde estas tres bases misionales se fortaleció la labor evangelizadora. Todo el Putumayo perteneció a la diócesis de Pasto desde la creación de ésta en 1859, hasta la erección de la prefectura del Caquetá, con sede en Sibundoy.

 


 

 

Prefectura apostólica del Caquetá (1905-1930)

 

En 1904 la Santa Sede desprendió de la Diócesis de Pasto la zona que comprendía las Intendencias de Caquetá y Putumayo y de la Comisaría del Amazonas y la erigió en Prefectura Apostólica autónoma, y el 24 de enero del año 1905, el territorio fue erigido Prefectura Apostólica del Caquetá, por decreto del Papa Pío X; y fue nombrado como Prefecto Apostólico el P. Fidel de Montclar, fraile capuchino. el fin de la Santa Sede y el Gobierno en la creación de la Prefectura Apostólica fue la catequización permanente y metódica de los indígenas y la colonizaciín del territorio.

Este periodo se caracterizó por el trabajo misionero encabezado por Monseñor Fidel de Montclar, con grandes avances en el territorio entre ellos, pueblos en activo progreso, Iglesias en construcción, casas Curales, conventos, escuelas, edificios escolares, un seminario en construcción, orfelinatos, boticas Misionales. La labor principal de Monseñor Fidel de Montclar fue lograr una vía de comunicación entre todos los pueblos de su zona misional y los departamentos vecinos. Monseñor Fidel de Montclar; viajó en 1928 a España por motivos de salud pero ya no regresó a Colombia, se retiró a un convento cercano a Barcelona donde vivió en el silencio y la oración 5 años más.

 

Vicariato del Caquetá con sede en Sibundoy (1930-1951)

 

La Prefectura fue elevada por la Santa Sede a Vicariato Apostólico, el 31 de Mayo de 1930 y fue nombrado VICARIO el entonces Prefecto, que desde ese momento se llamó Gaspar Monconill, nació en Pinell, pueblo de Cataluña, España, Monseñor Gaspar Miguel Monconill y su equipo de colaboradores realizaron obras significativas, destacándose entre sus colaboderes el sabio Fray Marcelino de Castellví, quien frente a los caucheros exigió respeto a los indígenas y promovió la evangelización en su lengua nativa. El Vicariato apostólico del Caquetá, abarcaba los territorios de las jurisdicciones: Caquetá, Putumayo y Amazonas; residía tanto en Sibundoy como en Mocoa, Florencia o Leticia. Durante el servicio Apostólico de Monseñor Gaspar Miguel Monconill, se llegaron a organizar 38 pueblos, 61 Escuelas, 29 Centros Misioneros, 2 Hospitales y 5 dispensarios. Monseñor Gaspar Monconill, murió en Florencia el 26 de febrero de 1946 y fue sepultado en la catedral de Florencia.

 

Monseñor Plácido Camilo Crous, primer Vicario Apostólico

 

Poco tiempo después del fallecimiento de Monseñor Gaspar, la Santa Sede decretó la separación del Vicariato en 3 jurisdicciones: Vicariato del Caquetó, cabecera en Florencia; Prefectura Apostólica de Amazonas, confiada a los Misioneros Capuchinos, cabecera en Leticia y el Vicariato Apostólico de Sibundoy, conformado por la Bota Caucana y el Putumayo. El P. Plácido Camilo Crous recibió la Consagración Episcopal El 6 de julio de 1947, durante el período de Monseñor Plácido (1947-1970), se intensifica la Acción Católica; se abre el seminario menor (1953), se fundan muchas escuelas e internados y los primeros colegios de bachillerato: Pío XII (1957), Champagnat (1962), Santa María Goretti (1960), Alvernia (1967) y Colegio Ciudad de Asís (1969); se funda el Monasterio de Carmelitas (1963), entre otras obras. Después de 23 años de apostolado en el Caquetá, iniciaba otros 23 de fecunda labor apostólica que concluirán agotando su salud y agobiado por los años. Se dedicó a la obra del Seminario Intermisional en Bogotá; también a la construcción del monasterio para las Carmelitas Descalzas en Sibundoy. En agosto de 1968 los PP. Redentoristas tomaron a su cargo el Vicariato de Sibundoy y al Año siguiente Monseñor Crous se retiró enfermo a Barcelona, España.


 

El turno para los misioneros redentoristas colombianos (1968-2003)

 

Mediante Constitución Apostólica del 8 de febrero de 1951 se divide en tres Jurisdicciones: Vicariato Apostólico de Sibundoy, Vicariato Apostólico del Caquetá y Prefectura Apostólica de Leticia. La Santa Sede solicitó a los Misioneros Redentoristas llevar la Iglesia del Putumayo a su debida madurez de régimen ordinario de Diócesis. el empalme y el traspaso canónico se realizaron con la posesión de Mons. Ramón Mantilla Duarte, en marzo de 1971, en su periodo varias comunidades religiosas se instalaron en el Putumayo con fines sociales y educativas entre ellas, las religiosas Filipenses hijas de María Dolorosa, los hermanos de la Sagrada Familia, las franciscanas misioneras de María.

 

Monseñor Rafael Arcadio Bernal Supelano (1978-1990)

 

El 27 de febrero de 1978, el P. Arcadio Bernal, provincial de los redentoristas en Colombia fue preconizado obispo y Vicario Apostólico de Sibundoy. Después de 1978 cinco comunidades religiosas se vincularon al Vicariato para trabajar en educación, pastoral y acción social, las hermanas misioneras de la Inmaculada Concepción, las hermanas de la Caridad de Santa Ana, hermanas vicentinas; las misioneras de María Corredentora, las hermanas dominicas de la Presentación; entre otras comunidades. Se promovieron con monseñor Bernal: los grupos juveniles, el voluntariado Vicentino, las brigadas misioneras vicentinas, los animadores de la fe en las veredas, los círculos bíblicos, las correrías por las veredas en asocio con las religiosas y los animadores de la fe.

 

Monseñor Fabio de Jesús Morales Grisales (1991-2003)

 

El 15 de abril de 1991 P. Fabio de Jesús Morales rector de la Basílica de Buga es nombrado como tercer obispo redentorista Vicario Apostólico de Sibundoy. El 18 de julio llega al Putumayo y el 19 el Nuncio Apostólico le da la posesión en la catedral de Sibundoy. Durante su período de pastoreo como obispo un acontecimiento le causó gran consternación, dolor y sufrimiento: el asesinato del párroco de Puerto Caicedo durante 17 años, Padre Alcides Jiménez Chicangana. En cuanto a obras de infraestructura, se construyeron nueve templos parroquiales con sus respectivas casas curales, veintidós capillas, casas parroquiales, la casa de Pastoral “Betania”, salones de pastoral como en San Francisco, casa de la juventud, adquisición de propiedades en Bogotá, Pasto y Pitalito; terminación y consagración de la Catedral, ampliación de la casa episcopal y del Seminario, entre otras. Durante el tiempo de evangelización tanto como Vicariato y luego la Diócesis, se han impulsado restaurantes escolares, programas de vivienda, ancianatos, escuelas artesanales etc..

 

 

Monseñor Luis Alberto Parra Mora (2003-2014)

 

En el año 2003 asumió el pastoreo de la diócesis, primer obispo diocesano, ejerció su labor pastoral hasta el 01 de diciembre de 2014, a partir de la fecha fue nombrado Monseñor Iván Marín López, Arzobispo de Popayán, como Administrador Apostólico de la Diócesis de Mocoa Sibundoy.